Uno de los dos no puede estar equivocado

Uno de los dos no puede estar equivocado (Pablo Llorca, 2008)

Menos concentrado en la relación amorosa de los personajes que su magistral anterior film, La cicatriz (2004), este sexto largometraje de Pablo Llorca opta por conceder mayor atención a las variadas maneras en que los relatos se hacen presentes para las personas y cómo afectan a sus vidas. En Beirut, el Diablo conoce a Almudena, una periodista de televisión; temiendo enamorarse, no se reúne con ella en la siguiente cita, por lo que se da una segunda oportunidad en Madrid, donde Almudena ya ha formado una familia. En el transcurso del film, los diferentes relatos que aparecen funcionan a modo de boyas de una historia sentimental que parece abocada al fracaso desde el principio; comenzando por un episodio onírico hasta la que se manifiesta como la forma más banal de narración: el reportaje televisivo. Todo ello ejecutado con un cierto desaliño técnico no incompatible con la seria búsqueda formal que se plantea Llorca en cada una de sus obras.

Jaime Natche

Publicado en Miradas de Cine nº 82, enero de 2009, dentro del estudio Films españoles 2008.