Vargas Llosa en Palestina

image

Con todos los reparos que se le quieran encontrar, la serie de reportajes que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa publica desde ayer en El País, titulada Estragos de la ocupación israelí, es un encomiable esfuerzo por conocer y compartir la opresión que vive el pueblo palestino en los territorios ocupados por Israel desde hace medio siglo, tras la Guerra de los Seis Días de 1967.

Como ya hiciera una década atrás en los reportajes escritos tras su anterior visita a Palestina (compilados en el volumen Israel/Palestina: paz o guerra santa, Madrid, Aguilar, 2006), el novelista peruano hace gala de una curiosidad y claridad expositiva infrecuente, sin ahorrar detalles sobre el sufrimiento provocado por las campañas de terror del Ejército israelí, el abuso de menores palestinos, el castigo cotidiano de los puestos de control militar (como el de Qalandia, entre Ramala y Jerusalén, donde está tomada la foto), el expansionismo colonial o la forzada judaización de Jerusalén. De modo que bienvenido sea.

Anuncios
Sin categoría