A la espera

Hasta ahora, la mayoría de las entradas de este blog que hablan sobre Dos metros de esta tierra han sido retrospectivas; es decir, remiten al pasado más o menos próximo en que la película fue concebida y registrada.

Eso es debido a que, aproximadamente desde primavera, no ha habido avances sustanciales en el proceso de acabado del largometraje. La película se encuentra completamente filmada y montada desde esa época, pero requiere aún someterse al trabajo de etalonaje digital de imagen y edición de sonido y mezcla antes de ver la luz, procesos complejos para los que se necesita una financiación adicional.

En estas circunstancias, una vía lógica para poder acabar la película es acudir a los fondos económicos para la post-producción de films en proceso (o work in progress) que incentivan la industria desde diferentes festivales de cine de todo el mundo. Es una buena oportunidad para las pequeñas producciones que se han levantado a duras penas —especialmente, las surgidas en el Tercer Mundo— y necesitan un último empujón para completarse y poder empezar a buscar su público.

El festival invita a un grupo de producciones candidatas y un comité de profesionales decide cuáles merecen ser auspiciadas y completadas con sus fondos. De modo que el festival se convierte en una especie de co-productor de la película si esta llega a interesarle lo suficiente. Para el festival, además, esta inversión es una rentable forma de divulgar su nombre y su prestigio, dado que el nombre del festival aparecerá en los primeros títulos de crédito de la película allí donde llegue.

Actualmente, aguardo respuesta de los festivales de El Cairo, Dubai y Doha, focalizados en el cine árabe, donde nuestro proyecto está siendo evaluado y que se celebrarán durante los próximos meses.

La selección —no nos engañemos— no es cosa fácil; cada año aspiran a estos festivales muchas propuestas valiosas. Pero confiemos en que, de algún modo, el carácter singular de nuestra iniciativa dentro del apenas existente cine palestino, y dentro del marco del cine árabe en general, interese lo suficiente para que nos inviten a la fiesta.

Anuncios