Nunca he escrito un diario

Nunca he escrito un diario, aunque los diarios son una de mis lecturas predilectas. Supongo que, por los mismos motivos que no me llevaron a escribir un diario, nunca sentí la necesidad de publicar un blog —y pagar el peaje, además, de ser arrojado a la curiosidad de una multitud planetaria que no te conoce de nada ni tiene por qué conocerte—, y los blogs que me interesan los leo con precaución. Por último, soy poco aficionado a ver los making of de las películas —aunque una vez me encargaron filmar uno que no llegó a montarse.

¿Qué razón hay entonces para iniciar justamente hoy, 10 de junio de 2010, un blog cuyo fin es hablar sobre lo que rodea la realización de una película —un largometraje de ficción; el primero que dirijo? Por lo pronto, yo le encuentro la utilidad un tanto egoísta de colocar los hechos en perspectiva, de ganar algo de distancia sobre ellos. Llevo demasiado mucho tiempo inmerso en este proyecto —primero preparando el guión; luego produciéndolo, dirigiéndolo y montándolo— y poner por escrito las vivencias que han ido marcando esas etapas me permite asistir desde afuera a la evolución el proceso, separarlo de la soledad con que indefectiblemente uno tiende a asumir todo hecho relacionado con la experiencia artística  —aunque la película, como es habitual, haya sido posible gracias a un concurso más o menos numeroso de personas.

Por otra parte, confío en que aquella gente que pueda sentir interés hacia mi trabajo, encuentre también interesantes las circunstancias colaterales a él —que han llevado a él o que parten de él. En un momento en el que debo abordar la última etapa de la producción de la película, este blog pretende ser un cuaderno de notas donde se describa el curso de su realización y su recorrido una vez terminada. En definitiva, una cuenta de sus días.

Revisando mi agenda de hace ahora justo un año, compruebo que durante estas fechas acababa de llegar a Jerusalén y Ramala (Palestina) sin saber aún si sería posible filmar mi proyecto de largometraje de ficción, que transcurría allí. Tan sólo llevaba conmigo un proyecto escrito durante el año anterior que infructuosamente había ofrecido a algunas instituciones culturales y productoras españolas —no perdí mucho tiempo con ello.

La motivación y objetivos de ese viaje serán tratados en próximos textos.

Bienvenido a su eventual lector.

Anuncios

Un comentario en “Nunca he escrito un diario

  1. Felicidades Jaime, por la película, desde luego, que es un sueño que se va materializando, y por esta ventana abierta al mundo y también a ti mismo. Como dices, servirá de mirilla para observar (te) y observar el proceso creativo.

    Un abrazo,

    Víctor

Los comentarios están cerrados.